¿Qué es el granallado?

El granallado es un método que se utiliza para limpiar, fortalecer (peening) o pulir el metal. El granallado se utiliza en casi todas las industrias que utilizan metales, incluyendo: la aeronáutica, la del automóvil, la de la construcción, la de fundición, la naval, la del ferrocarril y otras muchas. Hay dos tecnologías que se utilizan: el granallado por turbina o el chorreado por aire.

This video from the Discovery Channel's "Build It Bigger" illustrates shot blasting perfectly, and features a Wheelabrator Hanger Type wheelblast machine at Arniston Army base in the USA.

 

 

Tank Hull Cleaning

Watch the Discovery Channel's Anniston Army base video to see how a Wheelabrator machine cleans these huge vehicle sections.

Granallado por turbina

El granallado por turbina convierte directamente la energía de un motor eléctrico en energía abrasiva cinética, mediante la rotación de una turbina. La capacidad de cada turbina se encuentra entre los 60 kilos por minuto y los 1200 kilos por minuto. Dada la cantidad de abrasivo acelerado, las granalladoras por turbina se utilizan sobre áreas relativamente extensas que necesitan que se les quite el óxido, las incrustaciones, la arena, las rebabas o que necesitan limpieza de algún modo.
 
A menudo el modo de transporte de los componentes que hay que granallar definirá el tipo de máquina a utilizar: desde el método simple máquinas de mesa a métodos integrados, manipuladores completamente automatizados para fabricantes de automóviles en serie, hasta transportadores de rodillos y sistemas de desoxidación de flejes.

Chorreado por aire

Las máquinas de chorreado por aire pueden ser una sala de chorreado o una cabina de chorreado, el abrasivo se acelera neumáticamente mediante aire comprimido y se proyecta a través de boquillas sobre el componente. Para aplicaciones especiales se puede utilizar una mezcla de abrasivo-agua, llamado chorreado en húmedo.
 
En ambos chorreados, por aire y en húmedo, las boquillas pueden instalarse en posiciones fijas o pueden operarse manualmente o mediante manipuladores de boquillas automáticos o robots.
 
El chorreado determina la elección del abrasivo, en casi todos los casos suele ser un abrasivo seco o en funcionamiento libre.