La navaja suiza del granallado: una nueva máquina de pruebas para Zúrich

Published

El Centro para la Innovación de Productos en Zúrich ha ampliado las capacidades de su centro de pruebas con el diseño y la entrega de una nueva granalladora altamente flexible para la realización de sus propias pruebas avanzadas para clientes. La nueva máquina sustituye al actual equipo Wheelabrator.

El ensayo de aplicaciones es una parte importante del proceso de diseño en Wheelabrator, y clientes de todo el mundo asisten a las pruebas realizadas en el centro para analizar los resultados y ayudar a perfeccionar el diseño y los parámetros mediante el diálogo con los ingenieros en Zúrich. Esto permite al equipo de Wheelabrator adaptar perfectamente una nueva máquina o un proceso a los requisitos del cliente. 

Christoph Baer, ingeniero de aplicaciones, explica: «Disponemos de gran variedad de máquinas en nuestro centro de pruebas, una configuración que nos permite simular prácticamente cualquier tipo de aplicación de un cliente. Esta nueva máquina se ha hecho necesaria para mantener el ritmo de los nuevos niveles de rendimiento del granallado. A pesar de las continuas modificaciones, la antigua y fiel máquina ya había alcanzado su límite. La nueva máquina es increíblemente flexible y puede 'imitar' a una amplia variedad de máquinas de nuestra cartera de productos».

Desarrollo de una máquina repleta de capacidades

El pedido de la máquina, realizado por el equipo del centro, incluía una larga lista de extras y un par de requisitos exclusivos. Por ejemplo, una máquina de pruebas debe disponer de un método de medición del flujo de abrasivo, por lo cual se instaló una desviación o bypass en el sistema de abrasivo de la nueva máquina. 

Todas las granalladoras por turbina de Wheelabrator están diseñadas para facilitar el mantenimiento, así que permiten acceder rápidamente a las turbinas. Sin embargo, en la máquina de pruebas esto debe llevarse hasta el límite para permitir cambios frecuentes de turbinas y poder montar prácticamente cualquier tipo de turbina.

El mayor desafío a la hora de diseñar la máquina fue el carro transportador de piezas, que debía simular todos los tipos de posiciones y movimientos de las piezas de trabajo. Para ello se requerían no solo cestos transportadores y plantillas fácilmente sustituibles, sino además la integración de sistemas de accionamiento y motores en el propio carro capaces de crear diferentes movimientos y rotaciones de las piezas. La alimentación eléctrica de estos motores móviles supuso un gran reto que el equipo de diseño logró resolver ideando un ingenioso método de enrollado y desenrollado de los cables de corriente durante el desplazamiento. 

Además de estos requisitos especiales, el rendimiento de la máquina se vio incrementado respecto al equipo antiguo y los sistemas de control y seguridad de la máquina alcanzaron unos niveles de máxima vanguardia.

...y un simulador muy astuto

El resultado: la nueva máquina de pruebas puede simular una variedad increíblemente amplia de tipos de máquinas de la cartera de productos de Zúrich, entre las que se incluyen máquinas FL (desoxidación de barras y alambres), HB (desoxidación de flejes), BR (desoxidación de largueros), SRS (peening para tensionado), RDS (peening para muelles) e IBC (correa inclinada). Desde su puesta en funcionamiento en septiembre, la máquina ya ha sido utilizada para probar diferentes aplicaciones de desoxidación y peening.

Christoph Baer concluye: «Esta nueva máquina de pruebas está preparada para afrontar el futuro. Los requisitos de nuestros clientes están evolucionando con gran rapidez, por lo que es vital disponer de equipos de pruebas que se anticipen a dicha evolución de cara al futuro. De este modo podremos continuar desarrollando la mejor solución posible para cualquier reto al que se enfrenten nuestros clientes, dialogando de forma estrecha con sus propios expertos técnicos».