Chat with us, powered by LiveChat

Published

Las máquinas de granallado seguirán funcionando con el esfuerzo de todos

¿Cómo se han adaptado los clientes de Wheelabrator a un año tan atípico?

El año pasado supuso un desafío para muchas empresas, pero también ofreció oportunidades, entre ellas la de cambiar la forma en que todos hacemos las cosas.

Hablamos con Erich Brunner, presidente de Wheelabrator, sobre el impacto de la pandemia en los sectores de los clientes en todo el mundo, de cómo han respondido los clientes y se han adaptado, y sobre cómo Wheelabrator los ha respaldado.

Durante la pandemia fuimos capaces de suministrar a nuestros clientes lo que significó una prueba de agilidad de nuestro centro de suministro y nuestros equipos de ventas.

Erich, gracias por acompañarnos hoy. Para comenzar, ¿puede contarnos un poco sobre cómo los clientes de diferentes regiones y sectores se han visto afectados por la pandemia?

El impacto en nuestros clientes ha sido increíblemente dispar. Disponemos de alrededor de 15 000 máquinas instaladas en todo el mundo, en todas las regiones y en una amplia variedad de sectores. Se han producido diferencias significativas entre ellos.

Por ejemplo, el coronavirus afectó a China en febrero del año pasado, a mediados del Año Nuevo chino. Sin embargo, finalmente, solo tuvo un impacto leve en su producción. Nuestros clientes chinos llevan produciendo a máxima velocidad desde el mes de marzo del año pasado. Incluso sectores como el aeroespacial y la automoción, que se han visto muy afectados en otros países, se están fortaleciendo en China. Por el contrario, la India sufrió una interrupción masiva de la actividad comercial y nuestros clientes y compañeros no pudieron hacer otra cosa que esperar.

En Europa y Norteamérica, la situación también fue diferente. Se produjo una interrupción completa en varios sectores, pero no en todos. La situación cambiaba constantemente, país por país, continente por continente y segmento de mercado por segmento de mercado.

En general, nuestros clientes querían mantener su propia producción siempre que fuera posible y continuar ofreciendo servicio a sus clientes en circunstancias que solían constituir todo un desafío. El acceso a nuestros equipos de servicio fue realmente importante.

¿Cómo ha podido Wheelabrator proporcionar ese apoyo?

Como todos los demás, tuvimos que adaptarnos muy rápido y, después, continuar haciéndolo. Establecimos un centro de información sobre pandemias desde el principio, donde recopilamos datos sobre una situación global que cambiaba rápidamente y realizamos un seguimiento de los desarrollos en las ubicaciones de los clientes, a veces por debajo del nivel de país. Por ejemplo, en un momento, pudimos realizar entregas en el norte de Italia, pero no en el sur. Mismo país, diferentes reglas. Por lo tanto, el centro de información sobre la pandemia fue vital para nosotros para poder comprender las restricciones de viaje y transporte, y planificarlas. Nuestros equipos locales y regionales se encargaron de contactar con los clientes para asegurarse de que comprendían su situación y necesidades. Nuestra fuerte presencia local en todo el mundo fue una ventaja real aquí. Nos permitió comunicarnos de manera cercana y directa con los clientes para conocer cómo podríamos ayudarlos.

¿Cómo cambiaron las necesidades de los clientes en respuesta a una reducción de la demanda en sus mercados y a los largos períodos de confinamiento?

El cambio más significativo se produjo en la inversión de capital. La mayoría de los planes de inversión se estancaron ante tanta incertidumbre.

Por otro lado, se observó una demanda muy marcada de actualizaciones y mejoras. Los clientes que experimentaron una reducción de la demanda de sus productos habituales pasaron a nuevos productos y utilizaron programas de modernización de equipos para adaptar sus equipos de granallado existentes a nuevas aplicaciones. Por lo general, podían realizar esa operación sin inversión de capital a través de presupuestos de mantenimiento para las actualizaciones.

Los clientes que tuvieron que posponer la inversión en nuevas máquinas han acudido a nosotros para ver cómo pueden optimizar las máquinas existentes y aumentar la productividad. Algunos adelantaron actualizaciones para aprovechar al máximo el tiempo de inactividad prolongado.

En el tercer y cuarto trimestre de 2020, observamos un gran aumento en Norican Group en este tipo de actividad de posventa en mercados desarrollados como Europa que se han convertido en pedidos a principios del 2021.

En Wheelabrator, estamos realizando una inversión propia en equipos nuevos. Por ejemplo, en nuestras instalaciones subcontratadas de granallado en el Reino Unido y en nuestras fábricas de la cadena de suministro de Wheelabrator, para aumentar más aún la productividad. Esto puede parecer ir en contra del sentido común, pero implicará que estaremos preparados cuando aumente la demanda.

Estamos observando ese tipo de pensamiento en nuestros clientes: inversión en productividad ahora, incluso con un presupuesto más bajo, cuando resulta menos disruptivo.

¿Eso incluye la inversión en tecnologías digitales?

Sí, los clientes de granallado han expresado últimamente un mayor interés en las soluciones digitales de Wheelabrator. El enfoque en ese caso, tanto para el cliente como para nosotros, es utilizar herramientas digitales para conseguir ahorros significativos rápidamente. Cualquier aplicación digital debe ser significativa y ofrecer una ganancia operativa directa. No se trata de una recopilación de datos por el simple hecho de hacerlo. Los mayores factores de coste en el funcionamiento de una máquina de granallado son el desgaste, el consumo de abrasivo y el uso de energía. Estamos desarrollando herramientas digitales que tratan esos factores de costes mediante la recopilación de los datos correctos y su visualización y, posteriormente, a través del ofrecimiento a los operadores de máquinas y gerentes de producción de información práctica que pueden usar para mejorar el proceso. Pueden observar, por ejemplo, si están usando demasiado abrasivo y por qué, y pueden programar el cambio de piezas de desgaste, como las palas de las ruedas de granallado, los impulsores o las jaulas de control para garantizar un rendimiento constante y un tiempo de inactividad reducido.

¿Está la pandemia acelerando la adopción de tecnología digital entre los clientes de Wheelabrator?

Yo diría que sí. Los productos digitales que Wheelabrator lanzará este año, a partir de finales del primer trimestre, se encuentran actualmente en funcionamiento con clientes piloto que querían participar activamente en el desarrollo de soluciones digitales. La pandemia ha sometido a las empresas de todo el mundo a la presión de trabajar de manera más inteligente, a la vez que les ha proporcionado un poco de espacio para probar algo nuevo.

Nuestros clientes suelen tener una gran variedad de fuentes de datos, algunas de las cuales son manuales y en papel. Esto hace que los procesos para supervisar la producción en vivo, reaccionar rápidamente a los problemas u obtener una vista digital de todo el proceso sean más complicados. Pasar del papel y el portapapeles a la recopilación de datos digitales puede parecer un gran salto. Sin embargo, no tiene por qué ser así.

Desde el comienzo de la pandemia, hemos observado un aumento acusado en el interés de los clientes por la supervisión remota y los productos y servicios digitales. Los productos como nuestro conjunto Monitizer les ayudan a recopilar, procesar y visualizar datos significativos en tiempo real; en última instancia, permite alertar a los clientes de que es necesario realizar cambios en los parámetros de producción.

Estamos muy emocionados de poder apoyar cada vez más a nuestros clientes en sus transiciones digitales. Colaboramos estrechamente con nuestros compañeros de Norican Digital Lab y en DISA, ItalPresseGauss y StrikoWestofen para crear soluciones sólidas y aplicaciones digitales significativas con nuestros clientes y para ellos.

No me cabe duda de que el efecto será de una aceleración que no se habría producido tan fácilmente sin los desafíos extremos del año pasado.