Preguntas y respuestas: Ayuda tras las inundaciones. Enfrentarse a equipos de granallado dañados por el agua

Published

Tras los devastadores huracanes Harvey, Irma y María en América y otras catástrofes meteorológicas ocurridas en diferentes partes del mundo, los negocios de las zonas afectadas se encuentran inmersos en la dura tarea de restablecimiento de su actividad.

Sin embargo, muchos de ellos se enfrentan al problema de que sus equipos están seriamente dañados por el agua. Wheelabrator ha estado ayudándoles a comprobar y restaurar sus granalladoras para evitar el agravamiento de daños debido al uso prematuro de los equipos afectados. Esperamos que nunca se vea afectado por una catástrofe similar, pero por si alguna vez sus instalaciones se encuentra inundadas, le resultarán útiles los siguientes consejos básicos de Tim Ogden, nuestro director de Servicios de Productos de Norteamérica, sobre cómo enfrentarse a equipos de granallado dañados por el agua.

¿Qué deberían hacer los usuarios de equipos de granallado si sus máquinas han estado expuestas al agua?

Lo mejor que se puede hacer es llamar al fabricante del equipo para que se encargue de evaluar la máquina. No deberá poner nunca la máquina en funcionamiento sin comprobarla. Dependiendo del nivel alcanzado por el agua, los daños podrían ser poco importantes y solucionarse fácilmente. No se arriesgue a perder esta posibilidad poniendo en marcha la máquina prematuramente. Cualquier exposición al agua puede afectar gravemente a los componentes eléctricos y auxiliares, incluso si el agua no ha alcanzado el núcleo de la máquina.

¿Cuáles son los principales desafíos a la hora de enfrentarse a equipos dañados por el agua?

El desafío más inmediato es el daño producido en los múltiples componentes eléctricos: sensores, interruptores, conductos y los numerosos motores incluidos en una granalladora. Por supuesto, esto es aplicable a prácticamente cualquier maquinaria industrial.

La complicación concreta en el caso de las granalladoras concierne al comportamiento de la granalla tras la exposición al agua. El agua hace que el polvo, los fragmentos de granalla y el material abrasivo se adhieran formando aglomerados sólidos que se comportan como cemento y pueden bloquear y dañar gravemente las piezas mecánicas. Estos aglomerados de «hormigón armado» suponen un problema en cualquier fase del ciclo del abrasivo. Por ejemplo, los elevadores de cangilones y las tolvas pueden quedar expuestos al agua a niveles muy bajos, especialmente si la máquina está instalada en un foso. Incluso los aglomerados de menor tamaño pueden atascar piezas móviles del interior de la máquina y destruir componentes internos.

¿Qué puede hacerse para volver a poner en funcionamiento las máquinas? ¿Y cuánto tiempo tardaré en hacerlo?

Recomendamos hacer una evaluación sistemática del conjunto de la máquina y sus componentes eléctricos y conductos, y a continuación proceder a eliminar el agua de todos ellos. Dependiendo de la gravedad de los daños y de la altura alcanzada por el agua, es posible utilizar ventiladores o secar con aire las piezas con mucho cuidado para intentar evitar su sustitución.

A continuación llega el turno de los mecanismos internos de la máquina. Deberá examinarse cada pieza en busca de aglomerados de abrasivo que puedan obstruir las partes móviles. Este paso puede requerir la aplicación de agua para eliminar los residuos de granalla del interior de la máquina. Es importante extender esto a los equipos auxiliares, como colectores de polvo y elevadores, ya que también pueden resultar dañados por aglomerados solidificados de abrasivo si estos permanecen en la máquina.

Debido a la gran variedad de posibles equipos afectados y al diferente grado de afectación de los daños, resulta imposible estimar el tiempo exacto necesario para aplicar estas medidas. La evaluación inicial de una máquina pequeña podría realizarse en menos de un día, pero una máquina más compleja llevará más tiempo. En cualquier caso, e independientemente de cuál sea su tipo de maquinaria, todo el equipo Wheelabrator de su zona estará en la carretera para que usted y sus colegas del sector puedan retomar su actividad. Porque sabemos que solo entonces podrá comenzar realmente la reconstrucción.

¿Qué más debe tenerse en cuenta antes de volver a conectar los equipos de granallado?

Tenga en cuenta el abrasivo almacenado y compruebe si está afectado por el agua. A menos que su contenedor de almacenaje sea resistente al agua, es muy probable que la granalla se haya deteriorado del mismo modo que la contenida en la máquina. Un procedimiento habitualmente seguro consiste en ir haciendo circular el material, si es que se puede verter y no contiene aglomerados, para cribarlo a continuación.

Normalmente, no tendrá que preocuparse por perder las configuraciones de la máquina. Si ha cortado el suministro eléctrico de las instalaciones durante la evacuación, es posible que pueda recuperar sus ajustes y programas. De no ser así, los fabricantes originales de equipos como nosotros conservamos siempre una copia de seguridad de las configuraciones originales para agilizar la restauración.

¿Hay algo que pueda hacerse antes de unas inundaciones previstas con el fin de «preparar» la máquina para el agua?

En casos como las recientes inundaciones provocadas por los huracanes Harvey e Irma, lo más importante es seguir los protocolos de evacuación y asegurarse de que todo el mundo es desalojado de forma segura. Las máquinas pueden repararse y sustituirse; las vidas perdidas, no.

Lo primero que recomendamos hacer forma ya parte de casi todos los simulacros de evacuación de instalaciones industriales: cortar la alimentación eléctrica de toda la instalación para evitar poner vidas en peligro.

Por lo tanto, resumiendo, si su máquina se ha visto inundada:

  • No la ponga en marcha sin comprobarla
  • Llame a su fabricante original de equipos 
  • Tenga en cuenta los daños ocasionados en los componentes eléctricos Y TAMBIÉN los riesgos que acarrea la granalla petrificada
  • No utilice el material abrasivo almacenado sin hacer comprobaciones previas